martes, 17 de julio de 2007

Estímulos externos

“Estímulos Externos: Aquello que hace que amemos lo que más odiamos” por Lucas Gualda

C

ómo habrán podido observar a lo largo de este blog, se ha tenido a los estímulos externos como causa de muchos males de la sociedad. Se habla de alcoholismo, drogadicción, violencia de miles de jóvenes que al no tener un rumbo adecuado toman cualquier camino, o recurren a estos estímulos para olvidar su situación.

Ahora yo les propongo algo diferente, yo les puede asegurar que los estímulos externos nos ayudan a odiar incluso lo que más odiamos, como por ejemplo el trabajo o la escuela. Pongamos un ejemplo, un hombre de familia que va a trabajar a una fábrica para mantener como se debe (cubriendo todas las necesidades) a su esposa y sus dos hijos (se incluyen aquí también las necesidades de este hombre por supuesto); su trabajo es muy agotador y aburrido, todo el día manejando una enorme máquina textil, y su jefe es completamente imparcial con él…sin embargo este hombre está trabajando en la fábrica hace 10 años, y el sueño de su vida es tener su propio negocio. Uno piensa y no le encuentra razón alguna, pero ahora les propongo esto: el hombre calculo que guardando una parte de su sueldo cada mes durante 12-13 años le iba a alcanzar para levantar su propio negocio, y de allí en más el haría su sueño realidad. Con esto les quiero decir que hasta el trabajo más tedioso, complicado, estresante, puede ser llevado a cabo con perfección y durante mucho tiempo, recurriendo a un estímulo externo; en este caso fue realizar un sueño, en otros casos puede variar, uno nunca sabe. Lo único que sabemos es que nuestros sueños son posibles, aunque tengamos que hacer algo que no nos agrada, pero sabiendo que en el final…todo esfuerzo habrá servido de algo.

Muchísimas gracias por su atención

Agradecimientos:

Ø A Minutouno.com (el blog de chiche me sirvió de guía para la realización de este reporte)

Ø A Axel, por enseñarme a usar el MovieMaker

Ø A vos, por ser mi estímulo externo, que me ayudás a pasar por todos estos obstáculos y seguir de pie, siempre mirando hacia adelante.

Ø Al que lea esto, porque está usando parte de su valioso tiempo para leer la crítica de un chico de sólo 16 años.

Chau a todos!!!

Ahhh me olvidaba…aquí les dejo mi pequeña producción, disfruten les puse un tema bonito!!!